Día de las Madres

Hoy es el día de las madres en el país en donde vivo y en muchos países del mundo. Por primera vez, pasé toda la semana con ansiedad pensando cómo sería este día. ¿Debería de apagar mi teléfono para no ver fotos de gente celebrando? ¿Debería de quedarme en la casa y no ir a la celebración de este día con la familia de mi esposo? ¿Qué tal si me ataco en llanto “sin razón aparente”?. Para muchos podría estar siendo dramática pero no puedo ocultar el hecho que este día me está afectando más lo normal.

Me afecta porque hay mucha frustración en la infertilidad, porque yo quisiera ser parte de ese grupo que es celebrado, quisiera poder al menos sentir que estoy un paso más cerca de convertirme en madre pero no, aún sigo esperando que se cumplan los meses que el doctor recomendó esperar. Y no me malentiendan, me siento genuinamente feliz de ver sus celebraciones, solo que hay semanas o días que son más duros que otros.

Dato curioso: Esta foto es la número 1313. Dios está en todas partes y siempre encuentra una forma de hablarnos. 1Corintios 13:13

La semana pasada mientras miraba mi feed de instagram me encontré con este post de @theperfectmom (síganla, la amo), le pedí permiso de traducir y compartir en español este texto que me hizo recordar que este día no sólo era duro para mi sino para también otras mujeres que han pasado por otras circunstancias.

A la mujer que la está pasando mal el Día de las Madres.

Sé que este día puede ser difícil. Sé que tu corazón está sufriendo y está abatido. Anhelas ser madre y este día es un recordatorio de que tu vientre está vacío. Créeme lo sé. Sé que ves mamás siendo celebradas por todos lados y que deseas profundamente disfrutar de ese papel tan especial. 

Este día de la madre, te celebro. Sos fuerte y valiente. Te celebro por no perder la esperanza y ser paciente en medio de los planes de Dios. Te celebro porque la infertilidad es terrible y su tratamiento es agotador emocional, física y financieramente. Créeme lo sé.

Te celebro porque la cicatriz en tu estómago representa a un niño que fue recibido en las puertas del Cielo antes de lo que imaginabas. Sé que estás de duelo, mamá. Te celebro porque se necesita mucha valentía para enterrar a tu bebé. Lo siento. Sé que el día que perdiste a tu bebé fue desgarrador.

Te celebro porque a pesar de que tu bebé dejó tu vientre demasiado temprano en el embarazo, eres una mamá. Sé que estabas soñando con esa vida. Sé que piensas en ella a menudo. Y siento mucho tu pérdida. 

Te celebro porque cuidas niños que necesitan un hogar hasta que encuentren el suyo. ¡Ser una madre de crianza no es un trabajo fácil! Necesitamos más mamás como vos en nuestro mundo. 

Lamento que el proceso de adopción tome mucho tiempo. Sé que deseas tan desesperadamente sostener a tu bebé en tus brazos. Te celebro porque la adopción necesita un corazón de madre especial y tus bebés tendrán mucha suerte de tenerte. 

Gracias por ser una madre espiritual. Tenés el corazón de una madre. Aunque no hayas dado a luz, eres una madre para muchos. Nunca olvides eso. 

Y a vos, siento mucho que tu mamá se haya ido. Sé que debe ser difícil llevar la vida sin ella. Lamento que no podás compartir este día con ella y decirle cuánto la querés.

En este Día de la Madre, te recuerdo. No estás sola y no nos olvidamos de vos.

@theperfectmom

Espero que este texto les ayude a recordar lo bendecidos que son y a ser más agradecidos por la vida que tienen, pero sobretodo los invite a ser empáticos con todas las personas que han o están pasado por situaciones diferentes. 

Hoy además de consentir a sus mamás, es un buen día para abrazar a esos amigos que han perdido a la suya. Para no olvidar la labor de esas mujeres que a pesar de no tener hijos, han sido una madre para ustedes (madres espirituales). Para reconocer la fortaleza y resilencia de esas mujeres que son mamás aunque sus hijos ya no estén aquí y la lucha de las que a pesar que el cuerpo nos traiciona, no perdemos la esperanza de llenar de amor a un humanito y tenemos la fe de que llegará, aún cuando no sea de nuestro vientre. 

Para todas esas personas que están luchando por sobrevivir este Día de la Madre, están en mis pensamientos. Tu lucha, tu pérdida, tu dolor no es invisible. 

Un comentario sobre “Día de las Madres

  1. Hola Patricia!
    Siempre te leo y esta publicación en particular llena aún más… Como mujer, por lo menos en mi caso, siempre me preguntaba si algún día Dios me iba a bendecir con ser madre, eran dudas y miedos que pasaban por mi mente una vez que me visualicé siéndolo.

    Uff y después de 7 años con mi pareja (ahora mi esposo) decidimos tomar esa enorme decisión, fue mi más grande miedo, pasaban muchas cosas por mi cabeza. Sentía que si no sucedía en el tiempo que lo habíamos planeado me convertiría en una decepción para mi, mi esposo y mi familia que tanto anhelábamos ya un bebé. Hoy, con tu relato solo puedo sentirme más llena y bendecida como decís, porque hace un mes y medio nació mi Isabella, sana y tal cual la soñamos.

    Siempre he confiado en los tiempos de Dios y que son perfectos para nosotros, aunque muchas veces no los entendamos. Yo en particular le he reclamado de rodillas y llorando por muchas cosas pero siempre vuelvo a él. Aunque no te conozca, de corazón espero que un día podás tener tu bendición, se que la espera se hace eterna pero esperá con fe, a las personas como vos Dios les tiene preparado cosas más maravillosas y se que tu momento de ser madre llegará, si que si.

    Felicidades por tu fortaleza, en serio que a pesar de todo, tu postura es de admirar.

    Muchas pero muchas bendiciones en tu vida, cuida siempre tu matrimonio que ese bebé que algún día Dios les dará, estará lleno de inmenso amor, es totalmente notable.

    Muchos saludos y perseverancia. Pronto llegará tu momento, pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *