El fin de la soltera destrozada

Hace un par de días una amiga me compartió una famosa frase de «Sex and the City» que yo solía repetirme cada vez que cortaba con alguien:

«I feel sorry for Big, I really do. Because if you think about it, I was the best thing that ever happened to him. Actually, no. I pity him because I get to walk away and be me, and he has to walk away and stay him, you know? And who wants to be him when you could be me? I mean, I’m smart, I’m funny… I was this, this thing, you know I was it. I was this magic moment. I was the abracadabra. I was totally the «poof» in the relationship. I mean, I’ve got more «poof» in one finger than he could ever have. I mean, geez, sometimes I «poof» just hailing a cab. So I guess it’s better to know now. So I can go «poof» someone else. Someone who deserves me, and not some screwed-up, insecure guy who can’t deal with a woman who’s got her act together. Now, I’m gonna end up deliriously happy and Big is gonna die old and alone, and I pity him. Really, I pity him». -Carrie Bradshaw.

Básicamente expresaba que sentía lástima por el sujeto en cuestión, porque el se iba a seguir siendo él y yo podía seguir viviendo mi vida como la fabulosa mujer que soy y ¿Quién quiere ser él, si puedo ser yo?, así es que era mejor estar sola para que pudiera ser aquel «poof» en la vida de alguien más, de alguien que realmente me mereciera.

Ella me recordaba cómo finalmente mi frase se hizo realidad y me hizo reflexionar en qué había hecho diferente para que esta vez no sintiera lástima por nadie más.

Quiero confesar que por muchos años «Sex and the city» fue mi guía para las relaciones, creí en esta frase y la hice parte de mi vida aún en los momentos que me sentía todo menos poof, me lo recordaba constantemente. Puede que eso me haya hecho ser muy exigente en mis relaciones, un poco loca también pero no estaba dispuesta a conformarme con algo que no merecía.

A pesar de eso, tuve que vivir una relación muy destructiva para entender que alguien que te ama no te destruye, ni a vos ni a la otra persona que también dice amar y que enamorarse de una persona así, no es amarte a vos mismo.

Después de esa relación no quería saber más de hombres, quería disfrutar de mi. Estaba a punto de empezar un nuevo trabajo,  ya en mis últimos días en la agencia. Se dejaba venir el Festival de Antigua en Guatemala y mis amigos salvadoreños insistían que tenía que ir pero ¿con qué cara iba a pedir que me mandaran de la agencia si ya había renunciado?, además nadie de la agencia iba a ir ese año así es que desistí.

Pero como los planes de Dios son más perfectos que los míos, resulta que mis amigos me habían inscrito en el Festival como parte de la red en El Salvador y ya habían reservado mi entrada, así es que no me dijeron dos veces cuando ya estaba montada sola en bus para Sivar. Nunca le voy a perdonar a Adri que no llegó por mi y me mandó en un taxi que me cobró $13 por llevarme a la agencia que quedaba a dos cuadras de la parada.

Mis cheros salvadoreños: Rodri, Adri, Erick y Limón

El plan era llegar a conocer la agencia y al día siguiente nos íbamos en un bus con el resto de gente del trabajo. Yo ya había estado en el Festival el año anterior así es que sabía que me esperaba además de charlas interesantes, mucha fiesta pero para ser honesta lo que más feliz me hacía era conocer gente de los otros países que hiciera lo mismo que yo, para compartir experiencias y cosas que nos han funcionado para ponerlas en práctica por acá.

Y ahí estaba yo con Limón en la fiesta de bienvenida, presentándonos de mesa en mesa con los demás cuando en eso se me acerca Ricky, mi amigo de Honduras para literalmente agarrarme como Santo Domingo. Yo, como la chimbarona que siempre he sido me moría de la risa por toda la fiesta.

10660299_10154714381965556_3653687027805937772_n
Ricky, Limón y Patty Domingo

De repente, veo que se acerca alguien a acabar con mi diversión para pedirnos una foto:

10462326_10154714381205556_5943799760974510390_n
MI primera foto con el marido

Neto, mi ahora esposo vivía en Honduras cuando nos conocimos. Después del festival, cada quien regresó a su país y nos quedamos hablando únicamente por medio de aplicaciones sin ningún interés romántico. Poco a poco nos convertimos en mejores amigos y hablábamos de 10am a 1am aproximadamente.

Un día decidí entrar a ver su instagram y miré que en una de sus fotos bendecía a su padre en su cumpleaños y ¿qué les puedo decir?

Me enamoré 

No crean que no pensé en lo tonta que pueden verme después de esta confesión pero yo pensé, si este hombre no se avergüenza de Dios ante el mundo y ama a su familia, este es el hombre con el que me quiero casar ¡y lo logré! Uno no escoge de quién se enamora, pero si puede escoger con quien quiere compartir su vida y yo decidí ese día que yo quería compartir mi vida con alguien que tuviera esos valores.

¿Cuáles son los valores que realmente creemos que merecemos o tomamos en cuenta para comenzar una relación con alguien? ¿Estamos tomando decisiones en base a gustos de tragos o música o nos estamos enfocando en quiénes son esas personas o cuáles son los valores que practica?

A veces las mujeres nos dejamos llevar por eso de que debemos de esperar que le gustemos a  alguien para que corresponderle y que el hombre sea quien nos elija y si se porta bien, pues le hacemos caso. En mi caso, no me avergüenzo de decir que yo escogí a mi esposo, él eventualmente bajo mis encantos, decidió elegirme también tal cual como Pikachu a su pokebola como todo gran maestro Pokemon.

Después de 3 meses de ser amigos y solo amigos, Neto venía de vacaciones con mis amigos salvadoreños a Nicaragua por primera vez. Después de una semana finalmente me besó y yo pues me dejé, no les voy a negar que yo también quería 

Al día siguiente, íbamos a una fiesta de fin de año y yo pensé: «Toda esta gente me va a ver que ando con alguien pero no sé cómo presentarlo» y en otra etapa de mi vida jamás me hubiera atrevido a hacer lo que hice pero, yo no estaba dispuesta a sentirme insegura en la fiesta «por no asustarlo». Así es que le pregunté «¿Qué somos? Yo no me voy a ir a meter a esa fiesta con miedo a agarrarte la mano y a sentirme incómoda, mejor decime si vamos a tomar esto en serio. Si no es así entonces bien pero ya no podemos ser amigos porque yo me sentiría mal».

Si, yo sé, yo sé. Rompí todas las reglas del manual de código de ética de la mujer desesperada pero ¿saben qué? ya no quería seguir perdiendo mi tiempo o ilusionarme con algo que no iba a pasar así es que era tiempo de tomar decisiones. Afortunadamente él dijo que si queríamos lo mismo y no era mentira, así es que me metí de cabeza en la relación.

Yo desde siempre he sido, como bien lo describió Ricky, a quien ahora llamamos el padrino de nuestra boda civil:»la loca», esa chavala hiperactiva que no le gusta esperar, pataeperro, tan honesta que a veces no es prudente y demasiado expresiva para el disgusto de muchos. Yo me describo como un gusto adquirido, no lo puedo negar.

Y ahí está mi marido, con la paciencia de una tortuga, a veces hasta para hablar. Todo mundo lo ama. No toma, no fuma ni baila pegadito. Sus hobbies son comer, jugar fútbol y Nintendo (FIFA pues). Es un hombre de pocas palabras y menos expresiones.

«Uy que aburrido» me han dicho.

«¿Y cómo aguantas a esa loca?» le preguntan a él.

A veces me pongo a pensar , ¿cómo un hombre como él se pudo fijar en la chavala vaga que andaban como Santo Domingo en la fiesta? Pero después recuerdo que:

¡Yo soy el poof! 

Y se me pasa…

El hecho que mi esposo y yo seamos diferentes no quiere decir que no nos merecemos. «No debemos comprometer nuestra individualidad ni comprometer la del otro tampoco, porque de hacerlo ponemos en peligro la relación misma. Cada quien debe tener libertad dentro de un marco de respeto y mutuo acuerdo», leí una vez en el blog de Luis Enrique.

La persona que te ama, la que de verdad te ama respeta tus decisiones, con paciencia te ayudará a corregir tus errores sin imponer condiciones.

¿Y cómo es que terminé yo delirantemente feliz con un hombre que me ama y me merece?

  • Volví a intentarlo: Dense la oportunidad de salir y conocer gente. Muchas de las personas que ahora son muy amigos míos fueron a través de una invitación a cenar. No tengan miedo conocer gente ni de lo que la gente diga.
  • Elegí: El hombre soñado no es el que te trata bien cuando están solos pero en la calle es un patán. Escogé qué es lo que realmente querés en tu vida y no aceptés menos. Esto no quiere decir que vas a exigir, el que te ama lo hará sin que se lo pidas.
  • No me aferré: Si Neto me hubiera dicho que no quería nada serio conmigo pues lo hubiera dejado ir, si me hubiera partido el corazón pero no iba a seguir detrás de algo que me iba a hacer sentir peor.
  • Confronté: Si no estas segura de algo es mejor preguntar y que digan que sos loca a vivir paranoica en una relación que no sabes para dónde va.
  • Encontré el equilibrio: No podemos perder el control pero tampoco debemos aferrarnos a él. Sin exigir. El amor es libertad.

Después de tres meses de relación a distancia, le ofrecieron un trabajo en San Pedro Sula y eventualmente en Nicaragua. En ese momento sabíamos que era muy pronto para tomar una decisión de mudanza basada en nuestra relación así es que la decisión tenía que ser basada únicamente en beneficios laborales. Afortunadamente, fue para acá, el resto es historia…

14206197_10157629831605556_4539533146746050579_o
Mi fabulosa boda

Este post está dedicado a mis amigas fabulosas que como yo, sufrieron o sufren mucho por hombres que no las merecen.  En especial a mi poof:

15036178_10153918107540404_1048773096795220504_n
¡Vos sos el poof!

¡Ámense y no se conformen!

 

13 comentarios sobre “El fin de la soltera destrozada

  1. Es la primera vez que te leo, Patricia, y sabes que… Sos la ley chavala!
    Vendre a darme una vuelta por aca mas seguido, mientras tanto sean felices!

  2. Wow, yo sabia que me iba a gustar demasiado cuando te leyera y asi fue, y sabia que tu historia de amor iba a ser de las buenas y al leerla veo que no me equivoque.

    Que bonito como se dan las cosas cuando uno no las busca, que bonito que dos personas diferentes en tantos aspectos no conciban su vida sin la otra, me sentí súper identificada con tu historia por el hecho de que mi novio es así, yo soy la loca y a el le toca aguantarme y todos los días decide hacerlo y todos los días decide amarme…

    lo repito, que bonito como se dan las cosas cuando uno no las anda buscando.

    Dios bendiga su relación hoy y siempre! 🙂

  3. La partis …. te falto contar que adoptaron una hija que de vez en cuando está en medio de los dos viendo películas o cocinando hahahaha ! Los quiero

  4. Me encanta lo de «tan honesta que a veces no es prudente». Pienso que es preferible pecar por honesta que por mentirosa. Me gusta tu esencia, se siente bien sincera, nada pretenciosa. Tu historia es de esas que nos hacen creer que en este loco mundo aún queda gente que sabe valorar el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *